Blogia
facesonthebox

ARTHUR CHRISTMAS Y EL SENTIDO DE LA NAVIDAD

ARTHUR CHRISTMAS Y EL SENTIDO DE LA NAVIDAD

Había gran expectación por ver cuál sería la próxima propuesta de Aardman Animation, los creadores de simpáticas y sorprendentes propuestas como Chicken run o Wallace&Gromit. Si los anteriores títulos fueron socios de Dreamworks, esta vez, se estrenan con Sony Pictures y además, en 3D.

Su nueva obra, Arthur Christmas: Operación Regalo conserva la esencia de sus orígenes, la acción disparatada y el ritmo trepidante. En esta ocasión, la trama escenifica cómo en el hipertecnificado y milimétricamente reparto de regalos de Santa Claus, una niña se queda sin su regalo.

A partir de ahí, se suceden los esfuerzos de el atolondrado hijo de Santa Claus, Arthur, doblado por James McAvoy (protagonista esta misma semana de La Conspiración), quien ayudado por su abuelo, un retirado Santa Claus, a quien presta su voz Bill Nighy (2ª y 3ª entrega de Piratas del Caribe) no dudarán en mover cielo y tierra para conseguir su propósito. Santa Claus (doblado por Jim Broadbent, protagonista en Another year) y su primogénito (con la inconfundible voz de Hugh Laurie) y a su vez hermano de Arthur, quienes no prestan demasiada atención a la pérdida del ya mencionado obsequio, deberán decidir cuál es su postura ante este dramático hecho.

Una vez más, en este tipo de cintas de animación navideñas, destinadas a toda la familia, y muy especialmente a los más pequeños de la casa, se muestra cómo valores humanos, tales como el coraje y la pureza de corazón siempre triunfan a pesar de las dificultades y los avatares del destino. No se la pierdan, saldrán con una sonrisa  de oreja a oreja pues últimamente, rara vez se alían una original y entrenida historia con una magníficamente lograda animación en 3D.

DAVID PALOMAR.-

Pie de foto: Arthur y sus ayudantes en el mayor cometido de su vida.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres