Blogia
facesonthebox

GLENN CLOSE EN LA PIEL DE UN HOMBRE

GLENN CLOSE EN LA PIEL DE UN HOMBRE

Rodrigo García tiene un especial peso para las historias femeninas y lo demostró sobradamente en Cosas que diría con solo mirarla, Nueve vidas y Madres e hijas.

En esta ocasión en el punto de mira está también una mujer, pero con una apariencia peculiar: es un mayordomo que viste como un hombre y a quien todos conocen como Albert Nobbs.

Glenn Close, quien ya coincidió con el director en cosas que diría con sólo mirarla es el alma mater del proyecto, pues no sólo es la protagonista, sinó que también es la guionista y protagonista y productora de este film de época, ambientado la Irlanda de mediados del S.XIX.

La película vive y respira para este extraño y triste personaje, que encaja perfectamente con el ambiente de la época y que anticipa aires de Charles Chaplin. El personaje de Glenn se siente atraído por una criada del hotel donde trabaja, Helen, interpretada por Mia Wasikowska -muy cómoda en papeles de época desde Jane Eyre-.

La historia nos recuerda a Yentl, en aquella ocasión era Barbra Streisand la que se ponía en la piel de un hombre. En este caso, el curioso hombre dentro del cuál late un escondido corazón de mujer es Glenn Close, la razón de ser de una cinta, concebida para el sobrio lucimiento de una actriz, quien ya saboreó las mieles del éxito y que vuelve a demostrar una solvente madurez interpretativa. No en vano fue Premio Donostia a toda su trayectoria en la pasada edición del Festival de San Sebastián y con Albert Nobbs aspira a arrebatar el Oscar a la también excelente Dama de Hierro/Meryl Streep.

SONIA BARROSO.-

Pie de foto: Albert Nobbs, viviendo en contra de lo establecido.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres