Blogia
facesonthebox

HOLLYWOOD OS DESEA FELIZ AÑO NUEVO

HOLLYWOOD OS DESEA FELIZ AÑO NUEVO

Noche de fin de año es la típica película navideña que desde la meca del cine nos llega, como cada año, para digerir las tardes tras copiosos festines familiares y culinarios: Noche de fin de año.

En esta ocasión, la fórmula escogida parte de un planteamiento ambicioso, pongámonos en antecedentes. Por un lado, en Paris je t’aime se trataba de unas curiosas historias de amor con el típico planteamiento indie, pero con un gran plantel de actores y directores de primera fila a nivel internacional.

Por el otro, el veterano director de esta película, Garry Marshall, quién dio el "bombazo" con Pretty woman, dirigió una cinta con un gran plantel de actores acerca de las vidas de varias parejas en el día de los enamorados. Esta cinta era Historias de San Valentín.

En este caso, se repite la propuesta enmarcándola en una noche tan singular y especial como es la de fin de año, con todos los buenos propósitos, los rituales mágicos y las esperanzas en un próximo año mejor para todos. Encuentros y desencuentros amorosos, historias más dramáticas y otras más cómicas se entrelazan, con la complicidad de un lujosísimo cast de diferentes escuelas y generaciones: Halle Berry, Robert de Niro, Michael Pfeiffer, Zac Efron, Ashton Kutcher, Jessica Biel e incluso Jon Bon Jovi -quien además canta, para delirio de sus fans-. Con toneladas de almíbar, si no nos sube la glucosa con los típicos turrones, esta propuesta supera el nivel de azúcar permitido y sólo hará las delicias de aquellas personas que les encantan este tipo de rom-com corales.

SONIA BARROSO.-

Pie de foto: Las fans de Jon Bon Jovi están de enhorabuena, pues no sólo actúa sinó también canta un par de temas en la película.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Beñat -

¡Hola Sonia! Cada uno tiene sus gustos y además no se puede acertar siempre. Se estrenan un montón de películas con excelentes críticas, pero luego cada uno es un mundo y a algunos les apasiona y otros no ven en ella nada que valga la pena. ¡Así es la vida (y el cine)!
Ken Loach no es uno de mis directores predilectos, pero intentaré verla. Gracias por la recomendación.
Por cierto, hoy ha aparecido en la página web del periódico El País un artículo muy interesante sobre The Artist, la película revelación del año (“Cuando los Oscar se quedan sin palabras”, de Gregorio Belinchón). En Estados Unidos la distribuyen los hermanos Weinstein, así que, puede dar la sorpresa. Los Weinstein irían al fin del mundo a promocionar la película, así que, tienen muchas posibilidades de conseguir el Oscar a la mejor película. Son capaces de todo, no hay nada que no puedan hacer.

Sonia -

hola Beñat!

Yo vi Drive en el Festival de Sitges y a mí no me apasionó tanto cómo a tí y a muchos de mis colegas (la verdad es que me sucede mucho el hecho que, cuando una película toda la crítica dice que es excelente, a mí no me acaba de convencer del todo y empiezo a sacarle faltas)

Voy a recomendarte la nueva de Ken Loach, Route Irish, es una película excelente y que induce a relexionar sobre cómo se gestan las guerras hoy en día y la pervesidad del negocio bélico.

¡Felices Fiestas y un mejor 2012 para tí!

Sonia

Beñat -

¡Hola Sonia! Antes de acabar el año solamente quiero ver Drive, la primera película estadounidense que ha dirigido el danés Nicolas Winding Refn y que obtuvo el premio al mejor director en la pasada edición de Cannes (lo que no consiguió Tarantino en su día con su maravillosa Death Proof). Pude disfrutarla en el festival de cine de San Sebastián, pero quiero verla de nuevo. La verdad es que tengo unas ganas enormes de volver a verla. Me pareció fascinante. La semana pasada fue la gran triunfadora en la entrega de premios celebrada en Beverly Hills organizada por la Academia Internacional de Prensa. Se llevó 4 Satellite Awards, aunque Los descendientes de Alexander Payne fue reconocida como la mejor película del año. Con Reservoir Dogs Tarantino demostró que el cine de género y el cine de autor no eran incompatibles y que las convenciones del cine de género (promovido por los grandes estudios) no suponen ningún límite a la creatividad y libertad del autor. Winding Refn sigue los pasos de Tarantino como han hecho muchos antes.

Os deseo unas felices fiestas. ¡Saludos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres