Blogia
facesonthebox

LA DIMENSION DESCONOCIDA

LA DIMENSION DESCONOCIDA

Sam Mendes siempre sorprende al público con propuestas de major con alma indie. Sus obras pueden gustar más o menos pero siempre invitan a la reflexión.

Este es el caso de Un lugar donde quedarse. La sorpresa se inicia con el descubrimiento para el público europeo de Maya Rudolph. Ella representa a tantas mujeres, con pareja estable o no, que llegan a los treinta y largos haciendo oídos sordos al reloj biológico. En su caso, como en algunos de la vida real, el reloj, se transforma en despertador y acaba por sonarle a muy escasos centimetros de su oreja y no lo puede ignorar... Su partenaire es el prototipo de eterno Peter Pan, ya sobrepasada la treintena y aún con el mismo corte de pelo y atuendo que cuando Sonic Youth  y Pixies despuntaban en la escena musical alternativa...

Se ha hablado y escrito mucho acerca si los secundarios pecan de excesiva excentricidad, debe ser que quienes lo dicen viven en un entorno muy convencional o conocen a muy poca gente. La ambientación es otra agradable sorpresa, siguiendo en la línea de American Beauty, nos muestra un retrato fidedigno de la clase media de los States.

Como en todas sus obras, hay una  moralina ni casposa ni reaccionaria, es la historia de un hombre y una mujer que se quieren y se quieren seguir queriendo haciendo juntos cada paso de la vida. Tan sencillo como difícil de contar.

DAVID PALOMAR.-

 

Pie de foto:Protagonistas y artífice del viaje para principiantes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres