Blogia
facesonthebox

LOBEZNO CON LAS GARRAS AFILADAS

LOBEZNO CON LAS GARRAS AFILADAS

Lobezno se merecía un spin-off que le hiciese justicia al personaje. Tras el increíble despropósito que fue X Men Orígenes: Lobezno, de Gavin Hood, esta vez nos llega una secuela que supera con creces al original -lo cuál no era demasiado difícil,, todo hay que admitirlo-. 

Ahora, Fox y Marvel han puesto toda la carne en el asador para que Lobezno tenga la película que se merece. Para ello, han adaptado uno de los mejores cómics del personaje, ambientado en Japón. La trama, en pocos rasgos y para no desvelar datos importantes, es la siguiente: Logan (Hugh Jackman, quien encarna al personaje 13 años después del primer X Men)  se siente perdido y atormentado tras la muerte de Jean Grey (Famke Janssen) y sufre contínuas pesadillas sobre ella y sobre la guerra en Nagasaki pueblan sus sueños cada noche. Tras un altercado en un bar con unos cazadores, Logan se encuentra con Yukio (Rila Fukushima), una joven experta en artes marciales, quien le llevará a ver a Yashida, que se encuentra gravemente enfermo. Allí conocerá a su nieta, Mariko (Tao Okamoto), una elegante y rica heredera con graves problemas a sus espaldas. Y tendrá que hacer frente a la amenaza yakuza y la de Viper, una mutante tan sexy como venenosa (Svetlana Khodchenkova). 

La película combina, de manera dinámica, escenas de acción espectaculares y vertiginosas (las mejores son las del entierro y el tren bala) con la parte más intimista a dos bandas. Por un lado, asistimos al desarrollo de la relación de camaradería con el personaje de Yukio -que proporciona alguno de los momentos más divertidos de la función- y, por otro, al nacimiento de comprensión y amor con el personaje de Mariko. El film también se centra en explorar el origen del tormento de Logan, que conlleva al rechazo y un conflicto cada vez más manifiesto con su parte mutante más peligrosa y sanguinaria; así como asistimos al descubrimiento de su lado más vulnerable. A pesar de ello, este Lobezno no tiene la trascendencia de la trilogía de The Dark Knight, de Nolan (aunque la escena del pozo, nos lo pueda recordar)

La cinta queda bastante bien compensada tanto en su parte de acción y aventura comiquera como en la más íntima y personal. Quizás lo que la desequilibre y la lastre es un tramo final demasiado alargado y un tanto mareante, donde la acción a varias bandas se multiplica y se enrosca, resultando un tanto chirriante con respecto al resto del conjunto. Asimismo, nos hubiese gustado que algunos personajes secundarios, como el abuelo Yashida o el arquero Harada tuviesen mayor presencia y estuviesen mejor explicados. 

Aunque hay algunos handicap, estamos ante un digno, entretenido, juguetón y con mucho sentido del humor blockbuester veraniego. Pues, no sólo hace justicia a Lobezno, sinó que afila las garras y asienta los cimientos para que la próxima entrega: X Men: Days of future past ponga el broche de oro a la saga mutante. No os perdáis la escena post-créditos, tan memorable y emblemática, que saldréis con una sonrisa en el rostro.

SONIA BARROSO.- 

Pie de foto: Logan encontrará en Yukio, una competente aliada. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres