Blogia
facesonthebox

EL MÉTODO ARRIETA GANA EL PREMIO DEL PÚBLICO EN SAN SEBASTIÁN

EL MÉTODO ARRIETA GANA EL PREMIO DEL PÚBLICO EN SAN SEBASTIÁN

El público del Festival de cine y Derechos Humanos de San Sebastián, que se ha celebrado entre el 19 y el 26 de abril, ha decidido otorgarle el premio a la mejor película a El método Arrieta del joven realizador Jorge Gil Munárriz. Con 9,22 de puntuación la producción vasca, que cuenta la historia de las hermanas Lourdes y Mentxu Arrieta,se ha llevado el máximo galardón.

El documental, producido por la casa Moriarti, retrata la cotidianidad de estas dos hermanas que hace 35 años idearon un método para poder comunicarse entre ellas. Nacieron con un trastorno motriz, y eso les impidió comunicarse, ya que, aunque Mentxu puede hablar (no sin cierta dificultad) su hermana mayor no puede hablar y ni siquiera puede mover las manos. Ahora existe la tecnología más avanzada para que la comunicación sea posible, pero cuando eran jóvenes las dos hermanas no tuvieron otro remedio que inventarse un método propio. El método consiste en el movimiento del iris, moviendo los ojos es cómo se comunican.

Las producciones vascas suelen salir perdiendo en este tipo de certámenes por los prejuicios que puedan albergar los espectadores, pero esta vez ha pasado todo lo contario. El método Arrieta es interesante, pero no ha sido el mejor de esta edición. No tiene la fuerza necesaria y no logra emocionar salvo en contadas ocasiones. El autor no se ha atrevido a ir más allá, no ha querido poner a prueba la sensibilidad del espectador. Aunque la historia es muy poderosa por su particularidad el resultado no es tan bueno como se podía esperar. Una verdadera pena.

PERLAS DE LA SECCIÓN OFICIAL

El festival, organizado por el ayuntamiento de la ciudad, se ha convertido en una fecha ineludible para aquellos amantes del cine que deseen experimentar sensaciones fuertes. En la sección oficial de este año han competido 15 largometrajes, muchos de ellos estrenados en los certámenes más prestigiosos del mundo. La inauguración corrió a cargo de When Day Breaks del serbio Goran Paskaljevic, una bonita y emotiva historia que no defraudó a los incondicionales del autor.

Paskaljevic es un viejo conocido de nuestro país, ya que, ha ganado tres veces la Seminci de Valladolid, y como no podía ser de otra manera, When Day Breaks se estrenó en la pasada edición del festival vallisoletano. Además, Paskaljevic ha visitado varias veces la capital guipuzcoana, puesto que, el festival de cine y derechos humanos le otorgó el premio de hace 3 ediciones por defender a través de sus películas la solidaridad, el respeto y el entendimiento mutuo. Y no sólo eso, ya que, ese mismo año participó como presidente del jurado oficial en el festival de cine de San Sebastián.

When Day Breaks cuenta la historia de Misa, un profesor de música retirado que descubre gracias a una carta que fue desenterrada por los obreros que sus padres murieron en el campo de concentración de Belgrado. Por ende, descubre que fue adoptado y emprenderá la búsqueda para poder recuperar su verdadero pasado. No obstante, no se trata de una cinta acerca de las particularidades del nazismo, el pasado sólo es un mero pretexto para hablar de los males del presente como la dictadura del dinero y la soledad y la indefensión que sufren los ancianos como Misa. Nos advierte de que la intolerancia y la xenofobia no son cosa del pasado. Se trata de una entrañable y cálida historia, una delicia.

El turco Reis Celik nos regala una bellísima y sorprendente historia que nos dará qué pensar. El argumento de Night of Silence es bien sencilla: el protagonista acaba de salir de la cárcel y como el jefe del clan está en deuda con él le prepara una boda. Lo que pasa es que la esposa es todavía una niña. Los dos protagonistas tendrán que verse las caras en la noche de bodas. Toda la historia sucede en la habitación del esposo. El director elige el rito de la noche de bodas para hablarnos de sometimiento. Es una película que tiene por objetivo cuestionar las ideas de Occidente. Tratándose de una producción de Turquía es de esperar que tenga otro ritmo, así que, para algunos puede resultar aburrida.

Lore de Cate Shortland es una coproducción entre Australia y Alemania, y fue candidata para representar Australia en los Oscar, pero la Academia ni siquiera llegó a seleccionarla. Es una cinta de género, por ello, se podría haber proyectado tranquilamente en la Semana de Terror. Es inquietante y desconcertante, y los personajes que aparecen en la pantalla resultan muy amenazantes. La cámara se mueve constantemente y eso hace que nos transmita inseguridad e impaciencia. Se palpa la tensión en todo momento. Aunque la historia esté situada en la época nazi, se trata de un viaje iniciático que emprenderá la joven después de que sus padres la hayan abandonado para escapar de los aliados. Lore tendrá que encargarse de sus hermanos pequeños y en el recorrido se encontrarán con todo tipo de personajes.

También ha habido excelentes comedias como Un cerdo en Gaza, de Sylvain Estibal. Es una divertidísima sátira que hará las delicias del gran público. Nos habla de un pobre pescador que un día logra pescar un cerdo. Como musulmán tiene miedo de que su relación con ese animal impuro le traiga problemas, no quiere que Dios se enfade con él, ya que, parece que su Creador no le tiene en buena estima. Por ello, hará todo lo posible para desembarazarse de él. Los judíos y los musulmanes no comen carne de cerdo, así que el autor ha querido subrayar lo que tienen en común los dos pueblos. Además de hacernos reír durante todo el metraje, no quiere dejar pasar la oportunidad para burlarse maliciosamente de los mártires musulmanes.

UN DOCUMENTAL ASOMBROSO

En cuanto al género documental nos ha asombrado especialmente The House I Live In, del estadounidense Eugene Jarecki. Nos habla de la guerra contra las drogas que se intensificó con la administración de Nixon y que ha sido un fracaso. Pero lo peor no es eso, sino la injusticia que sufren las minorías étnicas en un país que es estandarte de la democracia y la libertad. El autor compara la guerra contra las drogas que se da en Estados Unidos con el holocausto judío. La tesis que defiende la obra en cuestión es realmente reveladora: la droga siempre se ha utilizado como pretexto para eliminar a chinos, mexicanos, italianos, negros…

El sistema no da a vasto con tanta gente, así que, hay que hacer algo con los pobres. Y nos revela el negocio que suponen las cárceles, por lo tanto, es de esperar que las cárceles sigan llenándose de “indeseables”. Queda demostrado que la justicia no existe. Mientras el negocio vaya viento en popa las autoridades tendrán vía libre para encarcelar a los pobres de manera injustificada. Un documental que no tiene desperdicio, ya que, se trata de una espeluznante y aterradora obra.  

BEÑAT EIZAGIRRE INDO.-

Pie de foto: El método Arrieta cuenta la cotidianidad de dos hermanas que ingenian un método para comunicarse, a pesar de su trastorno motriz.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres