Blogia
facesonthebox

LOS OJOS DE JULIA: EL TERROR DE QUEDARSE SIN VER

LOS OJOS DE JULIA: EL TERROR DE QUEDARSE SIN VER

Los ojos de Julia, de Guillem Morales, ha sido la apuesta de este año para inaugurar la 43ª edición del Festival Internacional de Cinema de Catalunya. Esta decisión de abrir el certamen con una propuesta de género del cine catalán ya viene siendo una tradición, ya que en ediciones anteriores Frágiles, Darkness, Rec o Rec 2, ya tuvieron ese privilegio.

La cinta sería otra película más de género, con sus golpes de efecto, gran sentido del ritmo narrativo, algunos sustos y momentos de acción y terror bien dosificados -aunque un poco excesivos en su tramo final, donde se recrea en dos o tres escenas un poco truculentas, de esas que mejor mirarlas poco-, sinó fuese por el tour de force interpretativo de Belén Rueda. La actriz experimenta en el personaje de Julia, que pierde progresivamente la visión a medida que avanza el metraje, toda una gama de emociones, desde el drama por la ceguera inminente, acrecentada por la pérdida de sus seres más queridos hasta la inquietud, la angustia, el terror e incluso el amor. Ella es el motor que impulsa la película y nos lleva a este viaje interior de la luz a la oscuridad y hasta el infinito y más allá.

En el encuentro con la prensa, Guillem Morales definía el estado que vive el personaje como un duelo por la pérdida de la visión, que la hace enfrantarse con todos sus miedos: "¿me dejará la persona a la que quiero cuando me quede ciega?; "¿saldrá bien la operación?", "¿dependeré de alguien en el futuro?". Por lo tanto, se trata de una historia de superación en formato de thriller, o como Morales afirmó con una sonrisa "es el primer giallo feminista". Además, Belén Rueda sale más guapa, ya que el director "quería que luciera como mujer, ya que es objeto de deseo y tenía que ir con tacones aunque se quedase ciega". 

Por su parte, Pablo Derqui, el "malo de la película" defendía su personaje de Iván, el psicópata diciendo que pretendió en todo momento "hacerles humano, creíble para que el espectador de algún modo empatizase con él". Derqui es una actor catalán conocido por su papel en Ventdelplá. Aunque no estuviesen presentes Lluís Homar y Francesc Orella también dejan la aportación catalana de la película en un nivel muy alto.

En definitiva, una cinta de atmósfera de thriller psicológico, con algunos golpes de efecto sugerentes y una protagonista absolutamente creíble.

SONIA BARROSO.-

Pie de foto: Guillem Morales, muy querido por sus dos actores: Belén Rueda y Pablo Derqui.

Nota: Próximamente publicaremos un encuentro con Belén Rueda.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres