Blogia
facesonthebox

JEAN VALJEAN ENTRE EL PENTAGRAMA

JEAN VALJEAN ENTRE EL PENTAGRAMA

Hoy en día sigue siendo complicado adaptar al cine Los miserables, de Víctor Hugo porque para llegar al corazón del espectador con esta historia hace falta sentir los personajes muy de cerca, a un paso de nosotros; lo complicado es cómo contar algo al público que sea nuevo y fresco de una historia por todos ya conocida. Esta novedosa versión que ahora está en cartelera Los miserables, de Tom Hooper, adaptación del musical estrenado en la década de los 80 del siglo pasado, del compositor Claude-Michel Schönberg, nos quiere enseñar hasta donde puede llegar a modernizarse este clásico para llegar a un público de todas las edades.

Esta revisión se ha valido para llenar las salas de cine de actores reconocidos en todo el mundo como Hugh Jackman en el papel del eterno Jean Valjean, héroe de está terrible película que tiene pequeños destellos de luminosidad y de alegría visual, pese a no ser igual de trepidante que el libro…Tiene su espíritu, que se deja impregnar en todos y cada uno de sus personajes, así pues, en las dos horas y media de proyección vemos todos los sentimientos que flotan en el ambiente con las melodías, lo que hace un poco más cercano el filme.

Aunque está obra no es perfecta como la literaria porque se comen varios sucesos del libro y las canciones al final agotan un poco, es una lectura interesante ya que es una aproximación a la época de la revolución francesa muy inspirada estéticamente en las pinturas de aquel momento histórico. Los actores están creíbles en sus papeles dentro de un ambiente de absoluta miseria que la película refleja perfectamente, especialmente Anne Hathaway como Fantine, Eddie Redmayne como Marius y Samantha Barks como Éponine.

El ritmo del hilo argumental se encuentra en la persecución del policía Javert interpretado por Russell Crowe, que persigue obsesionadamente y durante años al protagonista de Los miserables, dando pie a un estudio muy observador de protagonista y antagonista que no se pierde nunca en la narración y que hace pensar sobre la libertad, la obsesión, la injusticia, etc. tan presente en nuestra sociedad.

Toda la crudeza está viva en está epopeya sobre un siglo que ya empieza estar un poco lejos, pero es algo curioso porque aunque sea lejano hay temas actuales que se pueden compararse con nuestra Era.Por esa razón Los miserables llama siempre la atención, tanto del gran público como de los artistas en general que recurren a ella cuando quieren contar algo referente a la miseria del ser humano.

Tal vez está narración esté algo trillada, pero siempre se puede sacar algo más de jugo vitamínico de sus inolvidables personajes, que se hacen más grandes con el paso de los capítulos y las narraciones fílmicas.

La versión actual es un acercamiento muy próximo a la obra de Víctor Hugo y es interesante conocer lo que pasa ahora en nuestro mundo con una historia basada en el siglo de las revoluciones y la Ilustración. Éste puede ser el objetivo alcanzado de esta película, donde la realidad está muy presente y donde se puede ver reflejado el público en lo que sienten sus personajes.

Los miserables de Tom Hooper puede significar para el cine una revolución estética y para el mundo, esta madura recreación de la vida de Jean Valjean, puede guiarnos a ser un poco más solidarios dentro de la crisis que aún tenemos el reto de superar.

JORGE GIRBAU BUSTOS.-

Pie de foto: Jean Valjean, benefactor de la desdichada Fantine. 


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Lina2012 -

Yo mas bien sigo la linea del critico de cine de El Pais, Carlos Boyero afirmando: Tres horas de aburrimiento insufrible !!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres