Blogia
facesonthebox

UNA DAMA CON ANGEL

De Audrey Hepburn conocemos sus interpretaciones en las míticas Desayuno con diamantes, Vacaciones en Roma o Sabrina pero...¿quien se escondía tras esa figura delgadita y elegante, de mirada entre picarona e inocente?


El libro “Audrey Hepburn. La biografía” es una correcta versión biográfica, autorizada, realizada por Donald Spoto, experto en este género. En esta descubrimos a una Audrey Hepburn vulnerable, hecha a sí misma. Una mujer con pasado de bailarina que, pese al reconocimiento y la fama temprana, ya que a los 22 años recibió su primer Oscar por su primer papel importante en el cine, no se le subieron nunca los humos.


Humilde e insegura, cayó en frecuentes depresiones de las que salió a base de trabajos en el cine. Casada dos veces, una con el actor Mel Ferrer, y otra con el psiquiatra-playboy Andrea Dotti, no fue feliz en sus dos matrimonios, aunque tuvo dos hijos por los que se desvivió, Sean y Luca. Mantuvo varias relaciones extramatrimoniales con algunos actores y guionistas de Hollywood, pero siempre desde la discreción que la caracterizaba como mujer.


Cosechó alabanzas por parte de la crítica mientras que el público la adoraba y veía en ella, el rostro de la elegancia y el saber estar (posiblemente porque fue educada en una distinguida familia holandesa). Historia de una monja de Fred Zinnemann fue la película que cambió su vida. Al cabo de unos años la labor en este film dio frutos en una inagotable sucesión de viajes y conferencias que realizó como embajadora de buena voluntad de Unicef, demostrando su humanidad y compasión por los niños más desfavorecidos.


En un relato nunca carente de interés en el que se desnuda a una muy buena actriz que aún fué mejor persona y que trasciende la etiqueta de icono cinematográfico. Vale mucho la pena, pues, adentrarse en la vida de esta dama con ángel.

SONIA BARROSO.-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres