Blogia
facesonthebox

UN SOPLO DE AIRE FRESCO

Juno es una de la mejores películas del año y no sólo nos dejamos influir por la nominaciones a los Oscar, entre las cuales figuran mejor película, director para Jason Reitman, actriz para Ellen Page y guión original para la aparentemente díscola Diablo Cody.


Entre los aciertos de esta comedia sobre el embarazo de una adolescente de 16 años, y sus decisiones sobre qué hacer con el bebé están la actriz (o mejor dicho, el reparto) y un guión sin fisuras.


No se esperen ver una sucesión de gags y tópicos de algunas tontorronas comedias teen, sino un chispeante carrusel de ocurrencias e ideas a cuál más ácida que suelta la protagonista, Juno, por ese piquito de oro que tiene. Ellen Page insufla vida (y de qué modo) a una adolescente con altibajos pero que, pese a la irresponsabilidad de su acción se vuelve responsable de golpe y resulta mucho más madura que algunos personajes que pululan por la cinta (como el del futuro padre adoptivo de la criatura, por poner un ejemplo).


La película tiene como compañeras temáticas algunas comedias recientes como Supersalidos, con la cuál comparte protagonista, aunque aquí se echa de menos que Michael Cera, tierno nerd-bichillo raro, salga tan poco; e incluso se acerca a Lío embarazoso, pero las supera a ambas con creces.


Al principio, choca un poco el planteamiento inicial, pero a medida que avanza la trama, se hace más divertida, agridulce, llegando a la emotividad final.


Con unos actores en estado de gracia y una banda sonora ecléctica e interesante, Juno es una de las propuestas más estimulantes que ha dado el cine actual, y no sólo el indie.

SONIA BARROSO.-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres