Blogia
facesonthebox

LAS HADAS BUENAS EXISTEN

Tras la estela de Amelie llega Odette. Una comedia sobre la felicidad, una historia sencilla y llena de buenos sentimientos.

 

La protagonista es una cuarentona con una familia algo disfuncional (que tan buenos resultados dio en Little Miss Sunshine). Es una viuda, con un hijo gay que trabaja de peluquero y una hija que mantiene a un novio holgazán. Es una hada buena. Tiene todos los números para no ser feliz, pues incluso tiene un trabajo en de maquilladora en un centro comercial y vive en el extrarradio de un pueblo de Bruselas. Pero lo es.

 

La razón de esta felicidad es la lectura de los libros de un escritor que la apasiona. Hasta el punto de hacer cola, en dos ocasiones, en una librería para que le firme el libro y así poder conocerle.

 

Su admirado escritor es la otra cara de la moneda. Con todas las papeletas para ser dichoso: un autor de éxito, muy admirado por sus público y con mujer e hijos. Pero no lo es. ¿Por qué? En la película se hace cierto el tópico que el dinero y la fama no conducen a la felicidad. La clave es la alegría de vivir con la que afrontamos el día a día y nutrirse de unas buenas relaciones personales. Y de todo ello, Odette, va sobrada.

 

Los detractores del film, la encontrarán un poco fantasiosa y edulcorada. Pero no esconde sus intenciones desde el principio. Pues es una comedia con toques dramáticos plagada de buenas intenciones. Sólo pretende arrancar del espectador una sonrisa y hcerle pasar un rato entretenido. Y ambos cometidos los consigue.

 

En el cine, como en la visa, las hadas buenas existen. Sólo hay que saber mirar con un poco más de amplitud la vida y no tomarnos los problemas tan en serio.

SONIA BARROSO.-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres