Blogia
facesonthebox

DOS VÍAS PARA CONVERTIRSE EN ESTRELLA: EL CINE INDIE (1A PARTE)

DOS VÍAS PARA CONVERTIRSE EN ESTRELLA: EL CINE INDIE (1A PARTE)

Actualmente, los actores que más brillan en el firmamento del cine actual han llegado al estrellato de Hollywood por dos vías: el cine indie, como plataforma para conseguir prestigio y notoriedad y así optar a proyectos más comerciales. Así como el cine basado en adaptaciones literarias, o bien de best-sellers o de cómic. A continuación, vamos a repasar dos ejemplos que refuerzan la primera vía.

Los casos más paradigmáticos de la actualidad son Daniel Craig y Michael Fassbender, dos actores que no tienen miedo a desnudarse ni física ni emocionalmente. Ambos comparten orígenes británicos y su carrera hacia el estrellato ha sido bastante parecida. Aunque, mientras Craig ha sido un corredor de fondo, Fassbender ha resultado un meteorito imprevisible.

El inglés Daniel Craig comenzó en el cine independiente británico, participando en films como El amor es el demonio, Some Voices o El intruso. Su intensa ambigüedad llamó la atención de Sam Mendes, quien lo fichó para un papel en Camino a la perdición y de Spielberg, que contó con Craig para el reparto de Munich. A partir de ese momento, Craig aún conocido como actor secundario, saltó a la fama con la saga del agente 007, que fue su espaldarazo definitivo. Muy criticado y vilipendiado por haberse hecho con el codiciado rol de James Bond al romper los patrones de elegancia y refinamiento de sus predecesores, acalló las voces críticas tras el estreno de Casino Royale y ha filmado dos títulos más de la saga: Quantum of Solace y la áun inédita Skyfall. A partir de entonces, la masculina, viril y ruda presencia de Craig se ha hecho imprescindible en muchos proyectos, uno de los más acertados ha sido el rol de Michael Blomvskist en el nuevo Millenium de David Fincher.

La ascensión de Fassbender a los altares de Hollywood ha sido bastante meteórica. Pues su carrera empezó en 2006 con Angel, de François Ozon. En éstos dos últimos años se ha convertido en una de las presencias imprescindibles para todos aquellos roles de personajes con muchos recovecos. Forjado en el cine indie, calcanzó notoriedad en Hunger, de Steve McQueen y Fish Tank, de Andrea Arnold. Fassbender ha hecho suyos una galería de personajes torturados, que van desde el joven Magneto, en X Men: First Class, a Brandon, el adicto al sexo de Shame o el aristócrata de oscuro pasado Mr.Rochester en Jane Eyre. Sin olvidarnos de las magníficas composiciones como el teniente Archie Hilcox de Malditos Bastardos y Jung, uno de los padres del psicoanálisis en Un método peligroso. La mezcla entre atractivo físico, magnetismo y ambigüedad ha forjado a este intérprete cada vez más solicitado. El androide David en Prometheus, de Ridley Scott será otra prueba de fuego para el camaleónico actor germano-irlandés. 

SONIA BARROSO.-

Pie de foto: ¿Cuál es el secreto de Fassbender?

Próximamente: el cómic o la adaptación literaria para llegar al estrellato.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres