Blogia
facesonthebox

Clanes, testosterona y móviles

Scorsese nos muestra en Infiltrados una lograda recreación de las ya clásicas cintas sobre el mundillo del hampa.

Las peculiaridades del relato se centran en varios elementos tales como la pertenencia al clan como modo de afirmación colectivo y como sabida excusa para cometer mil y una tropelías con descargas de plomo y de testosterona incluidas.

Otros elementos peculiares son la enorme presión que soportan los protagonistas en el ejercicio de sus quehaceres. El discurrir de los protagonistas a ambos lados de la ley de forma simultánea, les lleva a refugiarse en los ansiolíticos para hacer más llevaderas sus actividades cotidianas. Otro elemento de presión, y a la sazón, la aportación más novedosa de la cinta, se puede enunciar como la irrupción de los móviles como medio ideal para tener contento al capo y al teniente.

El resultado es un trabajo coral en el que cinco ases de la interpretación como Leonardo di Caprio, Mark Wahlberg, Alec Baldwin, Matt Damon y Martin Sheen firman unas excelentes interpretaciones. Por si fuera poco, a este quinteto de ases, se le añade un Joker: Jack Nicholson.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres